Estamos en un epoca de pandemia, por el distanciamiento físico todo se hace de manera virtual, así que muchos emprendedores que no estaban en el internet, se han visto en la necesidad de hacer una página web.

Muchos de estos emprendedores no tienen ni la remota idea, que es un hosting, ni un dominio -si quieres saber que es un dominio, anda a leer mi artículo sobre eso- es esto que te traigo unos detalles que debes saber antes de hacer cualquier compra.

Primero que nada necesitas saber que es un hosting, en español significa, hospedaje. Este es un servicio que presta una empresa, el cual te arrienda un espacio para alojar tu página web, todos los datos de fotografías, textos, y data en general debe estar en un lugar, para que luego las personas encuentren tu información.

Tipos de hosting que existen para páginas web

Seguramente cuando vayas a comprar el hosting para tu página web, te encontraras con una diversidad de servicios y opciones de los que no tienes idea, es por esto que te mecionare algunos tipos:

Hosting compartido: Se trata de un servidor cuyo espacio está dividido en muchas carpetas con una capacidad de espacio en concreto, y cada una de ellas se destina a una web. En este caso todos los clientes del proveedor comparten los recursos de dicho servidor, como el CPU, procesador, memoria RAM, ancho de banda, dirección IP y/o la transferencia mensual de datos. En este caso sería como vivir en un departamento con muchas personas.

Hosting gratuito: Es el que nos ofrece por ejemplo WordPress en su versión gratis, pero que evidentemente tiene sus limitaciones en cuanto a diseño, url, plugins, etc. Suelen ser alojamiento de servidores compartidos. También existe Wix, que tiene plantillas pero al igual que wordpress, tiene ciertas restricciones.

Servidores virtuales: En este caso, el disco duro y la memoria Ram están repartidos entre las distintas webs alojadas en el servidor. Se divide un servidor en varias entidades virtuales separadas. De esta manera, se crean espacios virtuales independientes con su propio sistema operativo. Así cada cliente dispondrá de unos recursos asignados y configurarlo a sus necesidades. En este caso sería como tener un departamento para uno solo, pero compartiendo areas del edificio.

Servidores dedicados: Es un servidor 100% dedicado a tu proyecto con una Ram, CPU y conexión propia. Esto ofrece acceso completo al hardware y al software del servidor, esto permite adaptar las capacidades de este a las necesidades específicas de cada cliente.Y sería como vivir en tu propia casa, con todas la comodidades que esto implica.

Alojamiento en la nube: En este caso lo que pagas es el tiempo de uso de determinados recursos, por lo que puedes ampliar y bajar la capacidad en cualquier momento, siendo ideal para proyectos con una alta escalabilidad a nivel web, como puede ser un ecommerce.

Recomendaciones antes de elegir el hosting

  • Analizar con un profesional las necesidades de la página web: espacio, ancho de banda, sistema operativo, fiabilidad y disponibilidad, y nivel de seguridad.
  • Servicios adicionales del hosting: De acuerdo a los requerimientos y objetivos que tienes con tener tu página web, evalua que otros servicios necesitaras para su buen funcionamiento, como certificados de seguridad, correos electrónicos personalizados.
  • Atención al cliente: Del buen funcionamiento del hosting contratado depende que nuestra empresa esté online o no, y por ello, una buena atención al cliente y disponibilidad pueden ser críticas, especialmente para negocios como tiendas online.
  • Referencias: Investiga bien en redes sociales, amigos, colegas, emprendedores, como les ha idoc con distintos servicios de hosting, cual es proceso de compra, que te ofrecen, los beneficios, irse de bruses a comprar el más economico o el más publicitado no es siempre la mejor opción.