KPI es un acrónimo formado por las iniciales de los términos: Key Performance Indicator. Su traducción en castellano es indicador clave de desempeño, medidor de desempeño o indicadores de gestión.

Los KPIs son métricas que nos ayudan a identificar el rendimiento de una determinada acción o estrategia. Estas unidades de medida nos indican nuestro nivel de desempeño en base a los objetivos fijado de antemano.

Estos normalmente se expresan en valores porcentuales; se aumento en un 15% las ventas en el último mes, 10% de nuestros clientes compraron la promoción del mes de Agosto.

Mejor dicho son indicadores que nos permiten medir el éxito de nuestras acciones. Los KPIs son la mejor manera de mostrarles a los clientes que su inversión en las estrategias vale la pena.

Para comprender un poco mejor que es un KPI, debemos tomar en cuenta algunas características importantes.

Medible: esta es su principal característica, ser medible en unidades. Ejemplo: 1,2, 100, 1.000.
Cuantificable: si se puede medir, se puede cuantificar. Por ejemplo, si hablamos de unidades monetarias las cuantificaríamos en dólares o pesos.
Temporal: debe poder medirse en el tiempo. Por ejemplo podemos querer medir a diario, de forma semanal, mensual o anual.
Alcanzables: Los objetivos que nos plantearemos a la hora de establecer nuestros KPIs tienen que ser realistas. Ejemplo: Aumentar nuestras ventas en un 1000% en dos semanas.
Relevantes: Tenemos que precisar que información real que necesitamos, puede ser un problema tener decenas de KPIs de donde elegir pero solo unos pocos nos dan información de interés.

Algunos de los indicadores KPIs en marketing son, número de ventas mensuales, número de visitas diarias a la web, número de seguidores en Redes Sociales, contenido compartido, nuevos seguidores, entre otros.